Carta abierta a Diego Ceballos

Es Jueves a la mañana y viajo de La Plata a Buenos Aires. Pienso en como arruinaste la noche que había planificado. Era un plan simple y hermoso. Ver con amigos el mejor partido que puede ofrecernos hoy el fútbol argentino, al menos los dos mejores equipos. Pero lo arruinaste. Lo peor es que ninguno de los cuatro que vimos juntos el encuentro (de los cuatro frente a la pantalla no había hinchas de Boca ni de Central, sólo futboleros) cree en tu incompetencia. Arruinaste el espectáculo por completo, hasta la pizza tenía gusto a podrido. El problema mayor empezó al final. Consumado el “juego”.

Uno de los chicos dijo “No miro más fútbol, es todo una mentira”.

Sigo por la autopista, pienso en lo que dijo mi amigo anoche, veo por la ventana entrenar a un arquero en un club, revolcarse en la tierra a un lado y el otro y me pregunto ¿para qué? Te pregunto ¿para qué?

¿Qué sentido tiene mejorar la técnica y el físico? ¿Qué sentido tiene aprender de tácticas y trabajo en equipo? ¿Qué sentido tiene luchar para ser titular? Si un tipo te puede arruinar todo si tiene ganas.

No me importa si, como muestran los chistes en las redes sociales, te llevaste una balija llena de guita.

No me interesa si el clima electoral en Boca presionó más de la cuenta.

Tampoco me es relevante si sos hincha de Boca y la camiseta pudo más que vos.

Como ya dije, no creo que sea mera incompetencia. Por supuesto que acepto los errores, pero no tantos, de ese calibre y todos del mismo lado.

Lo que me importa es que mi amigo no cree más en el fútbol y como el debe haber muchos. ¿Y sabés qué? Viendo como jugaste tu partido no tengo argumentos para decirle lo contrario.

Es muy grave todo, no soy idealista, pero estas jugando para esos que dicen que: “Está todo podrido”; “Esto no tiene solución”; “¿Y que querés?… Si son todos corruptos” No quiero que dejes de dirigir por diez años, ni que vayas preso, ni que te pase algo malo, pero no podés robarnos el fútbol. Mejor dicho, por favor, dejá de jugar para los que pudren el fútbol. Jugá para los que nos negamos a aceptar que ese es el único fútbol posible en un contexto de mercado voraz.

Estás a tiempo. No te conozco Diego pero más allá de lo que haya pasado en ese partido confío en que puedas sentarte, tomarte tu tiempo y reflexionar. Debe ser una de las profesiones con más presiones, lo imagino. Quedarán muchos partidos para que dirijas, te deseo mejor suerte en el futuro.

Por suerte el bondi siguió por la autopista y mas adelante vi a cuatro pibes jugando con una pelota y riendo en un potrero, sin autoridades más que su moral, eso me dejó un poco más tranquilo. La esencia del juego está viva, solo hay que salvarla.

Un abrazo Diego

Nicolas Swidzinski, un futbolero cualquiera

@Polloswidzinski

Anuncios

Fútbol y Rugby, hermanos antagónicos

Dos deportes que nacieron del mismo juego y hoy no comparten nada. Las clases sociales se esfuerzan para no mezclarse y dejar bien en claro la diferencia.

El Rugby llegó a la Argentina al igual que el fútbol, de la mano de las tradiciones británicas, en la segunda mitad del siglo XIX. Hoy en el país existen unos 500 clubes federados de rugby y unos 3000 de fútbol. El contexto social de los dos deportes es una antítesis y los fanáticos la transforman en némesis.

Escocia-Inglaterra-IlustraciónLa historia indica que el rugby moderno, al igual que el fútbol moderno, es una evolución directa del fútbol medieval británico, un juego de pelota violento y prohibido en infinidad de ocasiones. Se usaban tanto las manos como los pies, así como la fuerza para detener a los competidores. A mediados del siglo XIX se separaron para siempre. Cada colegio británico tenía su modo particular de jugar. La necesidad de unificar criterios para poder competir los llevó a considerar y analizar las reglas. Algunos promovían más la habilidad, mientras que otros, la fuerza. Clubes y escuelas elaboraron los reglamentos y comenzaron a construir dos caminos que separaron para siempre al fútbol y rugby que hoy conocemos.

La separación de los deportes se inició por cuestiones intrínsecas del juego y reglamento, sin embargo el tiempo los separó socialmente. Un antiguo dicho británico dice que “El fútbol es un juego de caballeros jugado por villanos y el rugby es un juego de villanos jugado por caballeros”. Un claro ejemplo señala que, más allá de lo que ocurre dentro del campo de juego, al momento de mencionar la diferencia de valores, se destaca el conocido tercer tiempo utilizado en el rugby e impensado en el fútbol actual. Sin embargo la historia no fue siempre así.

En Argentina a fines del siglo XIX, la práctica del fútbol se fue propagando hasta organizarse una liga. Participaban colegios británicos y algunos clubes ingleses exclusivos. A estos clubes solo podían asociarse los hombres. Para ser aceptado se requería el aval de varios padrinos y debía abonarse una alta cuota de socio. El tercer tiempo, como agasajo a los visitantes, se mantenía como un espacio inalterable; los clubes criollos que pudieron inscribirse más adelante debieron incorporarlo para poder participar de la liga. El club Argentino de Quilmes, el primer club de fútbol criollo del país, se ganó el apodo de “los mates” por cambiar el té ingles por el mate cocido en el tercer tiempo.

futbol y rugbyLa caballerosidad deportiva era el más alto de los valores que pregonaban los ingleses, incluso superior a las habilidades deportivas. Buscaban no premiar a los ganadores, o hacerlo del mismo modo que a quienes se comportaban de acuerdo a los cánones que tenían establecidos los “gentleman”. Esto regía tanto para el fútbol como para el rugby.
El Lomas A.C. fundado en 1891 y Belgrano Athletic en 1896 fueron miembros fundadores de la liga de fútbol y también de la de rugby. De hecho, junto a Alumni fueron los primeros grandes equipos de fútbol.

Argentina entre 1880 y la guerra mundial de 1914 mostró índices de crecimiento  económico impresionantes. La industria argentina se originó en el seno de una comunidad rica a fines del siglo XIX que se enriqueció con un modelo agroexportador.  En la primera década del siglo XX comenzó un proceso de popularización del fútbol, mediante la creación explosiva de cientos de clubes, que canalizaron el ingreso masivo de los sectores populares al deporte, muchos de ellos trabajadores y descendientes de inmigrantes, o ellos mismos inmigrantes.

La masificación produjo en paralelo, el alejamiento del fútbol de los clubes vinculados a la comunidad británica y la clase alta. Estos grupos se volcaron principalmente al tenis, el rugby y el hockey sobre césped femenino, con el fin de evitar su participación en el deporte espectáculo y preservarse como instituciones orientadas exclusivamente a la práctica del deporte recreativo de sus socios.

Con la popularización de la práctica futbolística, a finales de la primera década del siglo XX, las conductas lentamente fueron mutando en pos de la competitividad. El dinero cobró relevancia y los jugadores comenzaron a ser trabajadores. Aparecieron los primeros que tiraban la pelota afuera para que pase el tiempo y asegurar así una victoria; no se realizaba siempre el tercer tiempo porque algunos jugadores no deseaban participar de ese espacio; las trompadas y prácticas pugilísticas se volvieron más frecuentes en el campo de juego, y comenzaron algunas otras actitudes en desmedro de la caballerosidad deportiva.

El público también acompañó esta transformación de concepto en el deporte y desde los medios ya se planteaba que grandes sectores de la sociedad iban los domingos a las canchas a descargar la bronca de la semana. Algunas canchas pusieron alambrados para impedir las peleas de los simpatizantes con los jugadores y árbitros. La policía enfrentaba al público para tranquilizar los ánimos y varias veces los empeoraba.rugby futbol

El periodismo no se quedó al margen: Por un lado, desde las redacciones se fomentaban las rivalidades que después pasaron a ser tradición en el fútbol argentino, planteaban partidos como duelos de barrio, y también ponían nombres a las barras o muchachadas (como se les llamaba), otorgando identidad a los grupos de aficionados que se juntaban en los bares o cafés de los barrios antes de los partidos para ir juntos a la cancha. Pero a su vez, planteaban la necesidad de expulsar de la lista de socios de los clubes a aquellos que causaban problemas en los estadios.

Una cuestión llamativa es que deportes masivos y populares como el fútbol y el boxeo en la actualidad coinciden en clubes con disciplinas más exclusivas como tenis, hockey y esgrima. Sin embargo, con el rugby no. Un claro ejemplo lo da River Plate, el club que más disciplinas tiene tanto federadas como recreativas, que se ubicó además en una de las zonas más pudientes de CABA, y no practica rugby. Por otro lado, clubes más elitistas que practican rugby, también incorporaron disciplinas como el hockey, tenis y natación, pero nunca el fútbol.

El fútbol enfrentó y desafió al poder. Primero los criollos lucharon para poder participar en el juego ingles y luego las clases más bajas pudieron entrometerse en el juego de ricos, mientras que el rugby fue el refugio de quienes no quisieron entremezclarse. Primero los ingleses y hasta hoy las clases elitistas. La situación muestra desde su división social que cuando se está disputando una fuente de trabajo, las condiciones son diferentes. Sin necesidades es más fácil hablar de valores, lealtad, respeto y camaradería. Luego, la burda observación periodística llevará a analizar y trasladar el debate a la sociedad de como cantan el himno los diferentes seleccionados, pero el análisis merece otro trato y otra profundidad, esto es solo el comienzo.

@PolloSwidzinski

Cerrado por robo

A casi un mes de cumplirse 102 años de vida, el Parma ha dejado de existir. El equipo ialiano se ha declarado en bancarrota y ha desaparecido para siempre del fútbol. En caso de querer refundarse, lo tendrá que hacer con otro nombre y comenzar a jugar desde la categoría más baja.

150623 parma

La historia negra comenzó cuando la empresa Parmalat en 1991 compró el equipo. En 2004 la multinacional italiana de productos lácteos quebró cuando se descubrió que venía dibujando en sus balances una deuda de 14.3 mil millones de euros. A partir de allí las administraciones del club se sucedieron y el pasivo fue en incremento hasta el final.

“Con profunda tristeza se debe informar que se abandonaron las tratativas por la adquisición del Parma FC. Comprendemos la amargura de todos los simpatizantes de nuestro equipo por esta decisión. Debemos agradecer a toda nuestra ciudad por el sostenido apoyo recibido”. Informó el comunicado oficial del club de Reggio Emilia.

A banner  which translates as

En las últimas décadas el Parma fue muy identificado con los argentinos. Fue dirigido por Daniel Alberto Pasarella y Héctor Cúper y vistieron su camiseta Juan Sebastián Verón, Matías Almeyda, Ariel Ortega, Roberto Sensini, Ignacio Fideleff, Gabriel Paletta y Hernán Crespo (máximo anotador de toda la historia del club, con 94 goles), entre otros.

El conjunto tuvo su época de gloria en la década de los ’90, cuando consiguió la mayoría de sus títulos. En total ganó tres Copa Italia (1992, 1999 y 2002), la Supercopa de Italia en 1999, la Recopa de Europa en 1993, la Copa UEFA (hoy Europa League) en 1995 y 1999 y la Supercopa de Europa en 1993. En la temporada que acaba de terminar, el Parma finalizó último en la Serie A y descendió bajo las órdenes de Roberto Donadoni.

@Polloswidzinski

Los orgasmos en las billeteras que genera un Boca-River

Antes del 17 de Abril, se especulaba con lo que podría llegar a pasar si ocurriá. Desde el 17 cuando se confirmó, se habla de que podrá pasar. El tópico: los enfrentamientos entre Boca y River.

Los partidos entre Boca y River se analizan más que cualquier otro en la Argentina. En lo previo y posterior. No porque fuesen partidos diferentes al resto. Pero tienen la particularidad de que son los más masivos del país. Esa masividad a nivel nacional, los clubes, las empresas y los medios o las empresas medios, la leen como potencial consumo.

Los clubes

Más allá de la pasión/gloria/festejo para los dirigentes están los números. Tres partidos en 11 días entre Boca y River son una cuestión de millones.

presidentes de boca y river

Habrá cerca  de 150.000 espectadores en la sumatoria de los tres partidos, con una recaudación estimada en 25 millones de pesos. Hay que tener en cuenta que en el primer partido en la Bombonera por el campeonato doméstico, no se venderán entradas por la modalidad de socios que tiene Boca Juniors. Los 25 millones se desprenden de los dos partidos de la Copa Libertadores por los octavos de final. El Jueves 7 en el Monumental y el 14 en la Bombonera.

River maneja los números actuales. Conoce la importancia de los premios por avanzar de fase. Fue el campeón de la última Copa Sudamericana y recibió 1.200.000 dólares por ganar la final. En total, sumando las recompensas por los primeros tramos, acumuló U$S 2.235.000. Hay que agregarle a esto, un ingreso de 17 millones de pesos producto de la venta de entradas.

En la Copa Libertadores 2015, el ganador de la final se lleva US$2,300.000 millones. Sin embargo, el campeón del torneo se llevará más de US$5 millones, si se tiene en cuenta lo que cada equipo ganará desde el inicio de la competición. Hay que agregarle a esto claro, la venta de entradas, publicidad, merchandising y ganancias accesorias producto de estos espectáculos.

En los medios

La única premisa es: “Hay que hablar de Boca-River porque es lo que vende”.

Se agotan los puntos a analizar y las especulaciones. Los protagonistas principales a entrevistar son finitos. Por eso ante la falta de hechos importantes sobre el mismo tema, se elaboran noticias intrascendentes o las inventan aunque sean falsas.

Los minutos que los programas de radio o TV deben mantener al aire por la cantidad de publicidad vendida, son más que los que los productores pueden cubrir manteniendo la calidad periodística. Por eso vemos opinando a un arquero que vive en España hace 10 años, pero que alguna vez jugó uno de estos clásicos. Y como contrapartida, para generar imparcialidad, escuchamos a un jugador retirado hace 25 años, identificado con la camiseta opuesta. Poco pueden agregar, pero son palabras y tiempo sobre Boca-River.

Otra de las modalidades, ante la falta de contenidos, es la burda invención de noticias falsas. Una formula que nunca falla: Una Mentira = dos noticias. La primicia de la noticia falsa y al día siguiente, otra primicia con la desmentida. (Osvaldo está peleado con Calleri/Declaraciones de Osvaldo de que nunca pasó nada entre el y Calleri).

El amor por la camiseta

Al igual que el clásico entre Real Madrid y Barcelona, el superclásico argentino es uno de los escenarios más importantes para que Nike y Adidas impulsen sus campañas.

Tras la conquista de la Copa Total Sudamericana, River Plate puso a la venta la tercera camiseta del equipo tri-color que fusiona los colores negro, rojo y blanco típicos de la historia del club. En unos meses, Adidas le entregó a la institución de Núñez una plaqueta conmemorativa por ser el equipo que más camisetas vendió.

A mediados del 2013 la multinacional estadounidense Nike presentó la indumentaria alternativa de Boca Juniors para lo que quedaba de competición en Argentina. Llamó rápidamente la atención por el color utilizado: el rosa. Recibió muchas críticas propias del club y cargadas ajenas. Sin embargo, Nike consiguió el objetivo que buscaba desde un principio: vender.

En los superclásicos, más allá de la pasión, lo que prima son los oooooo. No son cantitos de hinchada, ni la letra de gol que tanto gusta estirar a los relatores. Son los ceros que marcan la cantidad de millones en las recaudaciones

@polloswidzinski

La mentira deportiva y discursiva del gol de visitante

De vez en cuando, los directivos nacionales e internacionales, creen que el fútbol cumplió un ciclo y deben volverlo más atractivo. En el dinamismo, velocidad y anotaciones ven la belleza, aunque otros pensemos que el fútbol es simple, cerebral e imperfecto y por eso es hermoso.

Algunos ejemplos que marcan que el futuro del deporte apunta a la aceleración y no a la calidad del juego, se dieron en la década del 90’. En 1992, la preocupación pasaba porque los arqueros demoraban mucho el juego. Una norma internacional especificó que ningún portero pudiese jugar la pelota con sus manos cuando un compañero se la hubiese pasado con los pies. En la Copa América de 1997 se implementó, también para los que se ponen los guantes, la regla de que una vez dominada la pelota, tenían 6 segundos para soltarla de sus manos.

Inglaterra en 1981, pensó que muchos equipos tenían tácticas defensivas, generalmente los que no tenían recursos económicos para adquirir grandes jugadores y ser ofensivos, y debía ser mayor la diferencia en el puntaje entre la victoria y en no ser derrotado. La puntuación se modificó y se les otorgó un punto más a los vencedores. El ganador pasó a llevarse 3 puntos y los que empataban, un punto por lado. La FIFA lo aplicó en la fase final del mundial de 1994 en Estados Unidos y Argentina en la temporada 1995/1996. ¿Cuánto faltará para que, cómo en el rugby, le otorguen un punto extra al que logre más de 4 anotaciones? Quizás en el próximo ciclo. Las estadísticas indican que ni los empates disminuyeron, ni los goles aumentaron.futbolero

El fútbol no es un deporte donde sólo se festejan las anotaciones, como lo son los deportes más convocantes de Estados Unidos. En el Baseball, el Basketball o el Fútbol Americano, los espectadores se pierden gran parte de los encuentros comprando comida, y aun así festejan en varias oportunidades las anotaciones de sus “teams” favoritos, aunque la victoria esté muy lejos. La cultura norteamericana todavía no llegó a comprender la pasión futbolera. Sin embargo, el juego capitalista lo entienden muy bien. Comprendieron rápidamente lo que genera la pasión del fútbol en otros países. A través de las corporaciones mediáticas, desde hace ya un tiempo, presionan para que las reglas se vuelvan más acorde a lo que indica el mercado.

Con la idea de que los partidos no se extiendan demasiado fuera del tiempo regular, pensando en el poder legislativo del fútbol, las cadenas televisivas, y buscando nuevamente en forma errónea que los equipos salgan a hacer goles aunque eso vaya en desmedro de su estrategia, el fútbol implementó una nueva regla.

La absurda norma plantea que el gol marcado de visitante debe tener otro valor. En economía lo llamarían valor agregado. Porque hacer un gol en un estadio ajeno, parece ser que requiere más trabajo que hacerlo en el propio campo de juego.

Se aplica en eliminatorias de ida y vuelta. El objetivo buscado: que los visitantes intenten con entusiasmo hacer goles. El resultado encontrado: los locales intentan con empeño que no les conviertan. Argentina tiene antecedentes de haberlo practicado en la final del Torneo Nacional de 1977, donde Independiente termino beneficiado por esta regla y saliendo campeón. La Conmebol lo aplicó recién en el 2005 en la Copa Libertadores. En algunos países incluye el tiempo suplementario después de los 90 minutos y en otros no. Lo cierto es que solo sirvió para dificultar la comprensión de los marcadores finales.

Abundantes periodistas deportivos, se encargan de que esta dificultad sea aun mayor, repitiendo la frase “El gol de visitante vale doble”. Debieran decir que: En el caso de que los marcadores permanezcan igualados, sumados los dos partidos, entonces ganara aquel que haya convertido más goles de visitante. Pero como esta explicación parece muy larga, algún cráneo prodigioso inventó la frase que se replicó de modo exponencial. Para que quede más claro. Si el gol de visitante valiera doble, ocurrirían cosas como que un equipo que empata 0 a 0 de local y pierde 3 a 2 de visitante sería el ganador de la ronda.

Como conclusión abierta, la modificación de las reglas no debe atentar contra la esencia del deporte. El fútbol, es uno de los deportes más inclusivos por su sencillez. Se practica en cualquier espacio físico y casi sin elementos, solo es necesario una pelota. La implementación de la tecnología, el debate más próximo en la actividad, debiera pensarse en función del juego y no de las pantallas. Más allá de la poca injerencia que podemos tener en la toma de decisiones de los reglamentos, es importante que seamos conscientes para comprender los porqués del deporte.

@polloswidzinski

El Mundial funciona como una lupa

Brasil sostiene un crecimiento económico sobre todo desde comienzos de este siglo con la llegada de Lula Da Silva a la presidencia. Sin embargo, todavía existe un alto nivel de desigualdad en su población. Es la séptima mayor economía a nivel mundial, pero en las calles no se olvida que fue el último país de la región en abolir la esclavitud, una de las causas por las que tiene la mayor población negra fuera de África. La discriminación se refleja fácilmente en los sueldos que varían según el color de piel.

El gigante de América Latina tiene deudas pendientes con su sociedad, y hacia allí es donde apuntan hoy los objetivos. Estas marcas de atraso social, son las que intenta disminuir la presidenta Dilma Rousseff. El Mundial de fútbol es aprovechado por diferentes sectores sociales para visibilizar problemáticas que no tienen suficiente espacio de discusión en la agenda política habitual.

MMMLa esclavitud legalmente abolida en 1888, hoy toma otras formas, por ejemplo a través de la explotación sexual. Una idea importante nació de las integrantesgaúchas del Movimiento Mundial de las Mujeres (MMM), que optaron por comunicarse con los turistas que visiten la ciudad en el período del Mundial. En poco tiempo, esa idea comenzó a extenderse y ampliarse. En las ciudades sede de la Copa, realizaron diversas acciones con el objetivo de denunciar la prostitución –no a las prostitutas-, como parte del actual modelo de explotación del trabajo y la destrucción del territorio. Las acciones también pretenden denunciar el turismo sexual, dar visibilidad a la realidad y a la esencia del trabajo sexual.

En los días previos al comienzo del Mundial se realizó la movilización del MMM, una iniciativa de acción por el fin de la prostitución en defensa del derecho de las mujeres. En el Camelódromo de Porto Alegre, en el barrio Cidade Baixa y el Estadio Beira en Río de Janeiro se vieron frases en portugués, español y francés que decían cosas como: “El mundo no es una mercadería. Las mujeres tampoco” o “El Mundial del capitalismo hace turismo sexual”.

La dictadura militar que rigió desde 1964 hasta 1985 no modificó el avance económico e industrializador que impulsó antes la presidencia de Getulio Vargas, pero sí realizó un quiebre importante en la población: la desigualdad social llegó a niveles incomparables. Al igual que a otros países de la región, el golpe económico se lo dio el neoliberalismo de la década de los ‘90, de la mano de Fernando Enrique Cardoso, electo en 1994 y reelecto en 1998. A partir de allí comenzó la reconstrucción de un país potencialmente rico, pero con grietas que tardarán en cerrarse y que se visibilizan más fuertes en el gigante evento mediático que es el Mundial de fútbol.

(La nota completa con audios la podes ver en http://radioestacionsur.org/?p=9152

 

Por @polloswidzinski